Principios para un Contrato para la Web

La web fue diseñada para unir a las personas y poner a libre disposición el conocimiento. Todos y todas tienen un papel que desempeñar para garantizar que la web sirva a la humanidad. Al comprometerse con los siguientes principios, los gobiernos, las empresas y los ciudadanos de todo el mundo pueden ayudar a proteger la web abierta como un bien público y un derecho básico para todos y todas.

Los gobiernos harán:

Asegurarse de que todos y todas puedan conectarse a Internet.
De manera que cualquier persona, sin importar quién sea o dónde viva, pueda participar activamente en línea.

Mantener todo Internet disponible, todo el tiempo.
De manera que a nadie se le niegue su derecho de acceso completo a Internet.

Respetar el derecho fundamental de las personas a la privacidad.
De manera que todos y todas puedan usar Internet libremente, de forma segura y sin miedo.

Las empresas harán:

Hacer que Internet sea accesible y asequible para todos y todas.
De manera que nadie quede excluido del uso y la definición de la web.

Respetar la privacidad y los datos personales de los consumidores.
Para que las personas tengan el control de sus vidas en línea.

Desarrollar tecnologías que apoyen lo mejor de la humanidad y desafíen lo peor.
De manera que la web sea realmente un bien público en donde prevalecen las personas.

Los ciudadanos harán:

Ser creadores y colaboradores en la web.
De manera que la web tenga contenido rico y relevante para todos y todas.

Construir comunidades fuertes que respeten el discurso civil y la dignidad humana.
Para que todos y todas se sientan seguros y bienvenidos en línea.

Luchar por la web.
Para que la web permanezca abierta y sea un recurso público global para las personas de todas partes, ahora y en el futuro.

Nos comprometemos a respetar estos principios y a participar en un proceso deliberativo para construir un "Contrato para la Web" completo, que establecerá las funciones y las responsabilidades de los gobiernos, las empresas y los ciudadanos. Los desafíos que afronta la web hoy en día son desalentadores y nos afectan en toda nuestra vida, no solo cuando estamos en línea. Pero si trabajamos juntos y cada uno de nosotros asume la responsabilidad de nuestras acciones, podemos proteger una web que realmente sea para todos y todas.